La CELAC y los precolombinos modernos

Leo en las noticias que los paíse de Latinoamérica y el Caribe se unen en la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), un proyecto surgido en 2010 que tiene su primera cumbre estos días. En esta cumbre, en esta unión, se pretende escudar la economía de latinoamerica, que, pese a que nadie parezca prestarle atención, está experimentando un crecimiento imparable y que presagia mayores.

Hacen bien los latinoamericanos en crear esta Unión, y son valientes, valientes por hacerlo en un contexto en el que la gran Unión de países europea está en la cuerda floja. No obstante, será mucho más fácil que Suramérica salga adelante, pues estos países tienen la virtud de llevar a la práctica aquellas buenas ideas que se teorizan en Europa, pero a las que antiguos odios e individualidades varias impiden una salida práctica.

No lo digo yo, lo dice la historia. En aquellos países han conseguido triunfar cosas como el populismo (en el buen sentido del término) mientras aquí todavía no sabemos si con populista nos referimos al general De Gaulle o a Margaret Thatcher, y cuando aquí todavía intentamos dilapidar si debemos superar el liberalismo clásico, Latinoamérica ya tiene una experiencia clásica en controlar al gobierno a través de movimientos de la población, marcando la agenda del mismo en un neoliberalismo envidiable.

Leí hace tiempo un magnífico artículo llamado Europa pierde en tren latinoamericano donde expresaba bastante bien la situación actual. Creemos que vamos a tener siempre una especie de comodín al otro lado del charco, que Latinoamerica nos mira y admira, y que siempre será así, y no nos damos cuenta de que nuestra relación es como la de un padre con sus hijos. El niño se hace mayor,  y cuando abandone nuestra “protección” los únicos que tendremos síndrome de nido vacío seremos nosotros, quienes tendremos que buscar que hacer y ponernos bajo la custodia de aquellos a quien no hace tanto mostrábamos el camino para todo.

Por eso me alegro mucho de que se cree la CELAC para proteger los intereses, de que América Latina mejore y crezca, se estabilice, llegué a ser importante. Mi simpatía por sus habitantes tan solo es comparable a mi desprecio por Hernán Cortés, pues creo que ya es hora de que Europa no abuse del humanismo del resto del mundo. Y es que desde el principio de los tiempos, nosotros, los aburridos europeos, (étnicamente aburridísimos, similares seamos WASP o WASC) hemos abusado del resto.

Ya lo describe Gary Jennings en esa magnífica obra que es Azteca, absolutamente recomendable, el primer encuentro de los nativos y los conquistadores. Es que realmente hace siglos que  no hemos cambiado:

Decid a vuestro pueblo que no hemos venido a hacer la guerra. Venimos buscando un remedio para nuestras enfermedades. Nosotros los hombres blancos sufrimo de un mal del corazón, y el único remedio es el oro […]

Motecuzoma asintió vacilante, con incertidumbre. Todos los hombres viejos de su Consejo de Voceros siguieron su ejemplo y hombres como él asintieron como si se reservaran sus juicios. Solo un hombre viejo fue lo suficientemente rudo para dar una opinión y por supuesto, ese era yo.

<< Discúlpeme por diferir con usted, Señor Mujer Serpiente-le dije- He conocido a mucha de nuestra gente que sufre los síntomas de nuestra enfermedad, y es llamada avaricia >>

Ambos, Tlácotzin y Motecuzoma me miraron enojados y ya no hable más.”

Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by Admiradora secreta on diciembre 7, 2011 at 15:47

    Cariño, que gusto da leerte.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: