Europa y el Edén

Como ya dije anteriormente, vivimos tiempos convulsos. Aunque el panorama internacional no es una de mis especialidades, pues creo que bastante complejo es ya un territorio limitado como para intentar comprender cada uno individualmente y su relación con el resto, no puedo evitar ser europeo.

De este modo, al no poder evitar ser europeo, me preocupa todo lo que está pasando con Europa. Esos bandos enfrentados, sin moderación, obligando a posicionarse a gente que ni sabía la competencias de la Unión. Euro sí o euro no, Europa sí o Europa no, rescatar o no rescatar… cual en una obra Shakespeaeriana, todo parecen cuestiones virulentas y enfrentadas sin resolver. Se está llegando a un extremo en el que parece que nos ceñimos al viejo primer principio de la guerra, el ser el último en morir.

En este contexto, el presidente, el ciudadano, el europeo ¡El hombre ni más ni menos! se siente bamboleado en una guerra que le supera y hecha por mecanismos que ha creado.

Por eso, me llamo la atención el discurso de Nigel Farage, el británico, en el Europarlamento el otro día. Un pequeño extracto del mismo, traducido, sería el siguiente:

Todos ustedes están en negación. Bajo cualquier medida objetiva del euro es un fracaso. ¿Y exactamente quién es el responsable, quien está a cargo de todo ésto? La respuesta es que ninguno de ustedes, porque ninguno de ustedes han sido elegidos democráticamente, ninguno de ustedes tiene la legitimidad democrática para llevar a cabo las funciones que actualmente están realizando en esta crisis.

Y en este vacío, aunque a regañadientes, ha dado un paso Angela Merkel. Y ahora estamos viviendo en una Europa dominada por Alemania – algo que el proyecto europeo se suponía que pararía. Ésto es algo que los que estuvieron antes que nosotros pagaron con sangre para prevenirlo. No quiero vivir en una Europa dominada por Alemania, y los ciudadanos europeos tampoco lo quieren.

Vosotros habéis jugado vuestro rol, porque cuando el Sr. Papandreou se levantó y utilizó la palabra “referéndum”, ustedes describieron el acto como “un abuso de confianza”, y sus amigos se reunieron aquí como una manada de hienas, redondeado a Papandreu y reemplazándolo por un títere vuestro. Lo que fue un espectáculo totalmente grotesco.

Y no contentos con eso, decidisteis que Berlusconi se tenia que ir. Por lo que fue eliminado y sustituido por el Sr. Monti, ex comisario europeo, un arquitecto miembro de este desastre del euro y un hombre que ni siquiera era un miembro del parlamento.

Esto cada vez más se parece a una novela de Agatha Christie, donde estamos tratando de averiguar quién será la próxima persona que va a ser golpeada hacia fuera. La diferencia es que aquí sabemos quién son los verdaderos villanos. Todos sois responsables de lo que habéis hecho. Todos debéis ser despedidos.

El discurso, la democracia, la libertad, y demás, me hicieron recordar ese fantástico libro de John Steinbeck, en el que se habla sobre la libertad. Un fragmento que, pese a ser un señor americano, puede ser aplicable a nuestra Europa, que intenta conseguir un concepto de unión sin tener en cuenta las personas a las que afecta, en un neodespotismo ilustrado. Dice así:

“La traducción popular americana ordena a los hombres triunfar sobre el pecado, y llamáis al pecado ignorancia. La versión del rey Jacobo contiene una promesa en tú le dominarás a él, queriendo significar que los hombres triunfarán seguramente del pecado. Pero la palabra hebrea, es decir, timshel, o sea tú podrás, permite escoger. Acaso sea la palabra más importante del mundo, pues da a entender que el camino está abierto y plantea este acuciante problema: si dice tú podrás, también es cierto que podría decir tú no podrás, ¿No comprende usted?

—Sí, ya veo. Lo veo muy bien. Pero usted no cree que esto sea una ley divina. ¿Por qué le concede, pues, tanta importancia?

—¡Ah!- dijo Lee-. Ya esperaba que usted hiciese esa observación. Me anticipo a sus preguntas, y por lo tanto me siento preparado para responderlas. Cualquier escrito que haya influido en la vida y el pensamiento de generaciones innumerables, es siempre importante. En la actualidad, hay millones de seres en las sectas y las iglesias que sienten más la orden gobiérnale a él, y ponen todo su peso de esta parte y en la obediencia a ella. Y Hay otros millones que intuyen la predestinación del “tú dominarás”. Nada de lo que pueden hacer puede impedir lo que será. Pero el “tú podrás” hace al hombre grande, esto lo pone al lado de los dioses, porque a pesar de su debilidad, de su libertad de escoger. Puede escoger su camino, luchar para seguirlo y finalmente vencer.
La voz de Lee era un himno triunfal.
Adam dijo:

—¿Lo cree usted así, Lee?

—Sí, lo creo. Lo creo. Es muy fácil salir de la pereza y de la ociosidad y arrojarse en el regazo de la divinidad, diciendo: “No puedo evitarlo; el camino estaba predestinado”. ¡Pero imaginad la gloria que representa la facultad de escoger! Gracias a ella un hombre es un hombre. Un gato no puede escoger, una abeja está obligada a hacer miel. Aquí no hay ninguna clase de piedad.”

Tras esto, creo que sobra cualquier cosa que yo pudiese decir. Nosotros si que podemos acabar siendo una generación perdida como no enderecemos el camino, y lo hagamos seriamente y no con movimientos oportunistas que protestan y no solucionan. Una de las cualidades del hombre siempre ha sido tratar de luchar contra lo inevitable.

Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by Anisoara on noviembre 29, 2011 at 15:34

    Me encanta.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: